LOS VIAJES A NICARAGUA SIN VISA SON UN TRUCO

 


Una de las razones que se ha dado sobre el anuncio de la dictadura en Nicaragua de permitir la entrada de cubanos sin necesidad de visa es que Raúl Castro y Daniel Ortega se han puesto de acuerdo para crearle un problema a los Estados Unidos con miles de cubanos tratando de atravesar la frontera entre México y Estados Unidos.  La otra razón es que el castrismo, como ha hecho anteriormente, está abriendo una válvula de escape al descontento en Cuba.  Hay que analizar otros aspectos: Que tal anuncio es una excusa para justificar o intentar provocar negociaciones entre la dictadura castrista y el gobierno de Biden.  Que en Cuba y en Nicaragua hay algunos jerarcas que van a hacerse de millones de dólares que tendrán que pagar los cubanos que quieran salir hacia Nicaragua.  Que Daniel Ortega y Raúl Castro se equivocaron y se están dando cuenta.

 

La crisis fronteriza

 

Es poco probable que algunos miles de cubanos adicionales en la frontera entre México y USA vayan a aumentar, a un nivel más crítico, al problema actual. Hay muchas más personas de otros países ya en México tratando cruzar a USA  y el número puede seguir creciendo sin necesidad de cubanos.  Esto es un problema político para Biden que tendrá que buscarle una solución.  Los recientes acuerdos entre Washington y México pueden conducir a un congelamiento de la situación si los futuros inmigrantes tienen que esperar en México hasta que se resuelva su estatus.  Ni Raúl Castro ni Daniel Ortega pueden decidir lo que pasa en esa frontera y tienen que cuidarse si lo intentan.  Consideremos también que por los cubanos que hay en México la masa del pueblo mexicano está aprendiendo como de verdad se vive en la Isla.

 

La frustración en Cuba y la capacidad de Nicaragua

 

La salida de miles de cubanos a Nicaragua puede aliviar algo la presión interna en Cuba pero también puede aumentarla porque no podrán salir todos los que quieren. La frustración de cientos de miles de cubanos que no puedan viajar a Managua puede ser un problema adicional, nadie lo sabe. Se dice en Cuba que hasta en enero se darán pasaportes. No hay definido qué línea aérea volará entre ambos países. Además, Nicaragua difícilmente podría asimilar miles de miles de cubanos ilimitadamente, habría un tope. Los que lleguen necesitarán albergue, comida, servicios médicos y trabajo.  Ortega estaría importando masivamente gente descontenta, que no simpatiza con él y no sabemos hasta qué punto una cantidad sustancial de cubanos en Nicaragua pueden convertirse en un problema político para el dictador centroamericano.

 

El enriquecimiento de los jerarcas

 

En ese proceso de exportación e importación de cubanos, personajes de ambas dictaduras se van a enriquecer, es un turismo a la inversa para el castrismo.  Hay rumores en Cuba del altísimo costo que va tener salir del país, rumores y descontento.  Daniel Ortega tendrá su parte de la tajada y la familia Castro y sus grandes cómplices también.  Ellos aunque ya tengan dinero en el exterior tratarán de sacar todo lo que puedan.

 

Las negociaciones entre la tiranía y el gobierno de Biden

 

Es posible que todo este teatro, además de servir para robarles a los cubanos y a sus familiares en el exterior unos cuantos millones de dólares, les caiga como anillo al dedo a quienes en Washington y en Cuba quieren comenzar negociaciones.  De esta forma, utilizando una razón humanitaria, comience un diálogo sobre las medidas que tomó Trump para irlas desmantelando una a una.  Sin que esto excluya que ya se esté conversando “a la Obama”, en secreto. Nadie lo sabe ni lo puede negar.

 

En conclusión, la oferta de Nicaragua de exonerar de visa a los cubanos de la Isla puede tener muchas aristas, las que se ven y las que no.  El régimen castrista es más famoso por sus errores que por sus aciertos y el de Ortega también.  No es de extrañar que de todo esto se establezcan conversaciones entre USA y la dictadura castrista para resolver una crisis inventada.

 

Huber Matos Araluce

San José, Costa Rica


Leer más

POR UNA ESTRATEGIA QUE NOS LLEVE AL FIN LA DICTADURA

 


 

Después de las protestas del 11 de julio y de la reciente deserción masiva de la mitad del equipo de pelota cubano en México, que son muestras contundentes del rechazo del pueblo cubano al régimen castrista, es necesario formular una estrategia que nos lleve a deshacernos de la dictadura en Cuba y nos conduzca a la construcción de la democracia.  No hacerlo, o no acertar, será un grave error.

 

La experiencia nos demuestra que debemos evitar el camino de los nicaragüenses, los venezolanos y los birmanos, en cuanto a tratar de derrocar dictaduras por medio de manifestaciones populares.  Por muy heroicas que fueron esas protestas, desafiar un aparato represivo armado, entrenado y organizado es una fórmula que igual que en Nicaragua, Venezuela y Birmania, en Cuba también nos conduciría al fracaso.

 

Un fracaso en Cuba sería una victoria moral para la tiranía con graves implicaciones. Un hecho desmoralizante para la población y la oposición.  Además, abriría el camino a negociaciones internacionales que beneficiarían al régimen castrista, dispuesto a ceder en todo lo que le convenga, por el tiempo que quiera, con tal de consolidar su poder y socavar a la oposición. 

 

Los cubanos tuvimos una experiencia con la derrota de Playa Girón que representó para la dictadura una victoria desproporcionada al hecho.  La captura en abril de 1961 de alrededor de 1100 exiliados de la Brigada 2506 significó la desmoralización y desarticulación de una oposición interna que tenía la tiranía en jaque. 

 

Como consecuencia, el gobierno castrista, sin armamento moderno y todavía en proceso de organización, consolidó su dictadura y el mito de su invencibilidad ha durado por décadas.

 

Nuevas manifestaciones pacíficas y los seguros atropellos y crímenes del régimen no van a conmover a Michell Bachelet, la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, expresidente de Chile y simpatizante de los hermanos Castro. 

 

Los gobiernos que denuncian el “bloqueo” pero callan ante los abusos de la dictadura contra el pueblo insistirán en su indiferencia. 

 

El presidente Biden y el Congreso de Estados Unidos se limitarán a otra condena pública. Los socialistas españoles seguirán siendo  cómplices del castrismo y las cadenas hoteleras de España continuarán promoviendo a Cuba como un paraíso turístico.

 

Creer que la represión a manifestaciones en las calles erosiona la imagen internacional del régimen es ignorar que también desmoraliza, frustra y desgasta al pueblo y a la oposición. 

 

En esta etapa lo que se necesitan son triunfos contra la tiranía. Mucho más importante es que los cubanos comiencen a pintar letreros en las calles de Cuba denunciando al régimen, a que circulen videos del pueblo huyéndole a los  gases lacrimógenos, los perros, los golpes y las balas.  

 

Hay que ganar miles de pequeñas victorias individuales, en la oscuridad de la noche, sin aviso ni organización, así se fortalecerá la fe del pueblo en si mismo y su deseo de participar en un cambio. 

 

La sabiduría de la Biblia nos recuerda que la verdad tiene un poder transformador. Recordemos al apóstol Juan versículo 8-31: 

 “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”.  

 

Por esa razón la dictadura acordona calles y borra con urgencia cualquier escrito de denuncia o protesta.  Son un llamado a la rebeldía. Nadie informado y con fe acepta pasivamente la esclavitud. Necesitamos que el pueblo tenga fe en sí mismo y en su futuro. 

 

Las manifestaciones del 11 de julio hicieron honor a uno de los consejos estratégicos más sabios de todos los tiempos, Sun Tzu, 500 años antes de Cristo, en sus escritos “Sobre la guerra” advirtió: 

 

Sé extremadamente sutil, discreto, hasta el punto de no tener forma. Sé completamente misterioso y confidencial, hasta el punto de ser silencioso. De esta manera podrás dirigir el destino de tus adversarios”. 

 

Todos sabemos que el éxito del 11 de julio  fue resultado de la sorpresa.  Si queremos triunfar contra el enemigo del pueblo cubano nunca le fijemos una fecha de confrontación, ni el lugar ni la forma. Uno es esclavo de lo que habla y dueño de lo que calla.   

 

Huber Matos Araluce

San José, Costa Rica

 

Leer más

¿POR QUÉ MICHELLE BACHELET CALLA LA VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN CUBA?

 

Que no aparezca el castrismo como un gobierno violador de los derechos humanos en el informe presentado por Michelle Bachelet al Consejo de Derechos Humanos de la ONU el lunes 13 de septiembre es una trastada.  No es un error, ni una falta de sensibilidad de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos. Fueron mencionados otros países donde también se violan los derechos humanos, pero se pasó por alto al régimen castrista.

 

Ella sabe lo que hace y  por qué.   Imagínense lo mal que habría quedado la reciente visita del Cardenal   de Boston, Sean O'Malley a Cuba en la que se reunió con el “presidente” de una cruel tiranía.  O lo contraproducente que sería una denuncia de las atrocidades del régimen para las empresas turística españolas que están haciendo muchas reservaciones en los hoteles que comparten con la dictadura.  

 

Incluir al castrismo como un violador de los derechos humanos habría sido también una noticia desfavorable para otros grandes intereses comerciales y políticos que van a ayudar a que la dictadura salga de la grave crisis en que se encuentra.   

 

Todos ellos (y están en todas partes) se proponen salvar a la tiranía, tienen que vestirla de seda.  No le importa doblegar al pueblo cubano que el 11 de septiembre salió a la calle a pedir todo lo que se le ha negado por seis décadas: dignidad, libertad y progreso.  

 

O es que nos vamos a olvidar de que ante la muerte de Fidel Castro la señora Bachelet envió un mensaje a Raúl Castro en que le expresaba: “Mis condolencias al Presidente Raúl Castro por la muerte de Fidel, un líder por la dignidad y la justicia social en Cuba y América Latina”.  

 

¿Qué les parece?...un gran líder por la dignidad y la justicia social. 

 

Bachelet tiene que estar muy comprometida con esa dictadura para manifestar semejante elogio a un tirano responsable de la muertes de miles de cubanos y latinoamericanos víctimas del castrismo en Cuba y del terrorismo que desde la Isla fomentó Fidel Castro. Ningún dictador en la historia de nuestro continente ha infringido tanto dolor a tantos inocentes y a tantos defensores de  la democracia. 

 

Sí, hay que estar muy comprometido para proferir semejante insulto al pueblo cubano para ahora, como antes mirar para otro lado a la hora de denunciar las violaciones de los derechos humanos en Cuba. Violaciones crueles y ampliamente documentadas.  

 

Michelle Bachelet está traicionando al pueblo cubano, como lo están el presidente de México Manuel López Obrador, los socialistas españoles  que conspiran con el castrismo descaradamente y las empresas turísticas  de España y de otros países.

 

El reto es desenmascararlos y sobre todo de neutralizarlos.  Una tarea para el exilio cubano que tiene la libertad y los recursos para hacerlo.

 

Huber Matos Araluce

San José, Costa Rica

Septiembre 15 de 2021

Leer más

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com