domingo, 27 de enero de 2013

EL CAMINO DE RUSIA, CHINA Y VIETNAM O EL DE POLONIA, HUNGRIA Y ALEMANIA DEL ESTE


(Cuba: la reforma migratoria y el triunfo del embargo, 4 de 4)

En la historia de la humanidad es una constante que el proceso político es el que determina el progreso o el atraso económico.  Desde los faraones egipcios hasta los reyes mayas y desde Adolfo Hitler hasta José Stalin, las minorías han explotado a las mayorías utilizando la ignorancia, y alguna creencia religiosa o ideológica.

Ni en Rusia, China o Vietnam se tomó el camino del capitalismo por convicción de sus elites gobernantes sino por necesidad y oportunismo.  El comunismo había fracasado totalmente en cada uno de estos países.   Si los comunistas querían mantenerse en el poder la alternativa era la vía capitalista, que no siempre es el camino hacia la democracia, como ha quedado demostrado en cada uno de estos  casos.

En estos países los derechos humanos son violados sistemáticamente, y la corrupción es un serio problema.  En  China, el más exitoso en términos económicos, la contaminación del ambiente es gravísima.  Los escándalos en la cúpula del poder son frecuentes.  En Rusia  los asesinatos de opositores y periodistas son frecuentes. En los tres hay revoluciones políticas inconclusas, de las cuales el siglo XXI será testigo. Estos  procesos pueden ser pacíficos o violentos, dependerá de las circunstancias.
 
¿Tiene Cuba que tomar ese camino o hay una alternativa?

Polonia, Hungría, la antigua Checoslovaquia, Alemania del Este, y otros naciones, han demostrado que la transición del comunismo no tiene que ser a una dictadura capitalista enmascarada con la jerga socialista y manejada por la vieja-nueva clase.  Su desarrollo ha descansado en una visión profundamente democrática en la que el respeto a los derechos humanos no ha sido sacrificado por ninguna otra meta.

Cuba no fue nunca gobernada por reyes ni emperadores, la visión de una republica democrática estuvo enraizada en cada generación de cubanos desde los albores de la guerra de independencia hasta nuestros días.  El castrismo ha traído la desgracia y la pobreza al país y pretende convertirse en una dinastía al estilo de Corea del Norte.

En los  Estados Unidos hay quienes insisten en que se acepten los términos del régimen castrista de no exigir cambios políticos a cambio de una normalización de las relaciones.  Plantean que si se llegó a una relación económicamente favorable con China, Rusia y Vietnam, ¿por qué razón no hacerlo con Cuba?

En un reciente artículo publicado en la revista Forbes tres economistas norteamericanos que insisten en el levantamiento del embargo alegan que en Cuba se han producido “300 reformas económicas”.

Estas afirmaciones son superficiales y contradictorias.  En Cuba los cambios económicos han dado resultados muy pobres o ningún resultado, como han razonado con argumentos irrefutables varios economistas, entre ellos Oscar Espinosa Chepe: “Los cambios que no avanzan”.

La realidad es que el totalitarismo castrista ha ido perdiendo vitalidad, y el régimen está cediendo en algunos aspectos periféricos para intentar mantener sus privilegios.

Cuba, gracias al embargo de los Estados Unidos puede tomar un rumbo diferente. Por ejemplo, como el de Birmania, nación que fue objeto de penalidades por parte de varios países del mundo, entre ellos Estados Unidos, hasta que un militar se decidió a iniciar reformas políticas, le dio espacio a la oposición y logró, gracias a estos cambios fundamentales, que las sanciones económicas fueran eliminadas.

Por el contrario, si el castrismo logra que el embargo de los Estados Unidos se levante, podrá sobrevivir por las inversiones capitalistas que llegarán a la isla.  En un clima de falta de libertades y de competencia serán los inversionistas extranjeros y los exiliados vinculados a la dictadura quienes tomen la ventaja.  Tanto el régimen actual como las empresas extranjeras estarán interesados en que los sueldos se mantengan bajos, y los derechos de los trabajadores nulos.

Por esta vía la dictadura en Cuba podría durar muchos años más, y el progreso económico de Cuba nunca sería el que se alcanzaría en democracia.

Si algo ha demostrado más de medio siglo de dictadura castrista es que en Cuba un porcentaje de su población se ha mantenido fiel al ideal democrático, luchando por ese cambio e insistiendo que no debe haber términos medios.  No es una posición ciega, revanchista o intransigente. Está basada en la experiencia de otras naciones que fundamentaron sus libertades y su desarrollo en una constitución y en instituciones democráticas.

Cuba se encuentra o va hacia una encrucijada. Un camino es el de la construcción democrática, el otro el de un nuevo despotismo.  El pueblo cubano debe tener el derecho a decidir en libertad, y los que han sacrificado sus vidas luchando por los derechos humanos deben recibir la solidaridad de los demócratas del mundo.


 

Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected Flickr Flickr

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com