El circo del impeachment contra Trump


Tres puntos básicos permiten entender de qué se trata el impeachment contra Donald Trump, actualmente avanzando en la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos. Para empezar, el impeachment es un juicio político. Los aspectos propiamente jurídicos son secundarios. Por otra parte, la Constitución de Estados Unidos indica que un presidente sólo puede ser destituido si se confirma que ha cometido muy serios crímenes. Por último, aún si los representantes votan a favor de una condena preliminar, el Senado tiene la potestad de rechazar el proceso y ponerle fin. Un Senado controlado por los republicanos no pareciera tener interés en colaborar con los demócratas para acabar con Trump. Por lo tanto, todo esto parece destinado al fracaso.


El juicio a Trump se ha convertido en un circo. La verdad es que el crimen de Trump fue ganar la elección de 2016. Muy pocos lo esperaban, Hillary Clinton parecía destinada a triunfar, y la noche de su derrota se enfriaron decenas de fiestas celebratorias en Washington. Basta con echar un vistazo a las reacciones de los comentaristas de las grandes cadenas de televisión, accesibles en Youtube, para comprobar la intensidad de la sorpresa y el insoportable dolor que experimentó un sector mayoritario de los medios de comunicación estadounidenses, estrechamente vinculado a los demócratas.


Desde ese día, Donald Trump ha sido considerado por los derrotados como un reo de la justicia, condenado a la defenestración. Cabe repetirlo: el crimen de Trump es ser presidente electo legítimamente, según lo establece la Constitución, a pesar de las ilusiones, sueños y planes del Partido Demócrata y sus aliados en los medios de comunicación y la burocracia del Estado, que incluye agentes politizados en organismos de inteligencia como la CIA y el FBI.


¿Recuerdan los lectores el llamado Rusiagate? Al día siguiente de su victoria, comenzaron los rumores que denunciaban la elección de Trump como fraudulenta. Pronto se regó la especie de una presunta intervención de Rusia en el proceso. Es obvio: un triunfo tan sorpresivo y decepcionante para los demócratas tenía que ser producto de una conspiración, de un complot o de una trampa, pero nunca de una decisión honesta de la gente. La culpabilidad de Trump trascendía los hechos y se ubicaba en el terreno de lo inconcebible.


Luego de tres años de investigaciones y denuncias, de millones de dólares invertidos y de incontables espacios de televisión, radio, redes sociales y páginas de periódicos, un fiscal especial y su equipo, totalmente parcializados por lo demás, fueron incapaces de hallar alguna prueba del Rusiagate y las acusaciones contra Trump. El fiscal Mueller y su grupo quedaron expuestos no propiamente como inútiles, sino lo que es peor, como títeres.


¿Y ahora qué? Los demócratas abandonaron Rusia y aterrizaron en Ucrania. Nadie entiende en realidad cuál es el nuevo crimen que, según afirman, cometió Trump, pero el circo está montado y la Cámara de Representantes dedica sus energías a ocuparse del tema. Los grandes asuntos que afectan al pueblo estadounidense, los problemas económicos y sociales y los retos geopolíticos alrededor del mundo, pasan a segundo plano, ante la urgencia de hacer un exorcismo a la derrota de 2016 y revertir esa elección.


El impeachment a Trump tiene entonces que ver con el pasado y con el futuro. Con el pasado para vengarlo, y con el futuro para impedir mediante un atajo que Trump repita su victoria, así sea necesario proseguir el rumbo de deterioro institucional que tanto daño hace a Estados Unidos. El pánico ante una posible reelección de Trump, por parte de un Partido Demócrata cada vez más radical y desajustado, es el verdadero secreto del impeachment. Todo lo demás es un circo barato y triste.


 Editorial de El Nacional, Venezuela



Leer más

Para España y Canadá en Cuba lo que importa es el “cash”, no los derechos humano ni la libertad

                           Ministra de Asuntos Exteriores de Canadá Chrystia Freeland y el canciller de la dictadura Bruno Rodríguez

Con el reciente viaje del rey español a Cuba quedó claro que su preocupación fundamental son los negocios de España con Cuba.  España es el tercer socio comercial de Cuba después de Venezuela y de China. En el caso de España las cadenas de hoteles españoles controlan el 90% de las habitaciones de hoteles de cinco estrellas y el 60% de las de cuatro estrellas.  España es el principal inversionista en el área turística en Cuba, entre otros buenos negocios.  El discurso del rey en La Habana, sobre la libertad fue una cortina de humo, en realidad lo que importa es el “cash”, no los derechos humano ni la libertad.


Canadá no se queda atrás.  En una reunión el pasado agosto entre el gobierno de Venezuela y la dictadura castrista, la Ministra de Asuntos Exteriores de Canadá Chrystia Freeland reiteró la “preocupación de Canadá por la decisión de los Estados Unidos de poner fin a la suspensión del Título III de la Ley Helms-Burton. La Ley de Medidas Extraterritoriales Extranjeras (FEMA) de Canadá sigue en vigor y el gobierno federal canadiense defenderá plenamente los intereses de los canadienses que realicen comercio e inversiones legítimos con Cuba", asegura un comunicado de la cancillería canadiense.



Cuando llegue el momento y el régimen castrista esté cercano a su desenlace final, tanto estos políticos canadienses como el rey de España correrán a acomodarse con los demócratas cubanos para proteger sus intereses en Cuba.  No creo que les resulte muy fácil. El precio que tendrán que pagar los cómplices del castrismo deberá ser muy alto, por una cuestión de ejemplo y de dignidad.



Huber Matos Araluce
San José, Costa Rica
Leer más

El rey fue a Cuba a promover el turismo a la Isla, ¡Pobre rey! ¡Pobre España!



La única razón de la visita de los reyes de España a Cuba ha sido la de promover el turismo a Cuba y apoyar los negocios de los españoles en la Isla. El rey sabía que ese “tour” sería un acontecimiento noticioso en el mundo de las 400 millones de personas que hablan español.  Fotografías, agasajos, comidas etc.  Si una agencia encargada del promocionar el turismo a Cuba evaluara el valor de tal publicidad nos quedaríamos pasmados. El régimen castrista no habría podido pagarlo. Quien quiere publicitar su negocio en el mundo turístico lo indicado, lo mejor, lo óptimo es que un periodista publique “objetivamente” tus atractivos como destino turístico.   Por ejemplo CNN en español lleva días de días pasando un video sobre las bellezas de Cuba, el valor de tal publicidad, que no se presenta como propaganda, también es increíble.  La excusa, o la razón, son los 500 años de la fundación de La Habana.  No lo habrían hecho en los tiempos de Pinochet, ni aunque Santiago de Chile hubiera cumplido 1000 años de fundada.



Todo esto está pasando después que el gobierno de los Estados Unidos prohibiera en Junio los cruceros a Cuba, en los que viajaban un porcentaje muy alto de turistas estadounidenses y europeos. También después que ese mismo gobierno prohibiera los vuelos de aviones estadounidenses a 9 aeropuertos internacionales de Cuba, excepto al de La Habana.  Sucede después de que Trump hiciera posible las demandas a las empresas extranjeras que en Cuba se benefician de propiedades que fueron confiscadas por el régimen castrista sin la debida compensación.  Todo lo anterior acompañado de fuertes medidas de Washington contra la dictadura  por su responsabilidad en la tragedia venezolana.



Sabemos que el turismo a Cuba ha disminuido y la tendencia es a empeorar.  Ese turismo está principalmente controlado por empresas españolas en asociación con la tiranía castrista. Manejan el 90% de las habitaciones de los hoteles de 5 estrellas y el 60% de los de 4 estrellas. En marzo de 2016 Hosteltur informaba que:

 


"Meliá Hotels International es la que está mejor posicionada. Sus 28 hoteles en gestión representan el 21% de las habitaciones de la isla, a los que se sumarán otros tres en proyecto más uno en Varadero de más de 900 habitaciones, según anunció su vicepresidente y consejero delegado, Gabriel Escarrer…No en vano las cadenas españolas gestionan más del 90% de las habitaciones de los hoteles de 5 estrellas y el 60% de los de 4 de la isla, según datos de Marca España, lo que consolida a nuestro país como el tercer socio comercial de Cuba tras Venezuela y China. Más de diez cadenas españolas cuentan con intereses en Cuba. Entre las mallorquinas suman 50 hoteles y 20.000 habitaciones. Además, Iberia ha incrementado su oferta a Cuba un 30% con vuelos diarios, donde también opera Air Europa.  Cuba registró 3,5 millones de turistas internacionales en 2015 y prevé recibir este año 175.000 turistas más que en 2015. España es el sexto país emisor con 107.368 llegadas el año pasado, un 39,2% más que el ejercicio anterior".




Podríamos continuar dando detalles de la importancia turística de Cuba para España, pero creo que basta con repetir que España es el tercer socio comercial de Cuba después de Venezuela y China y el principal inversionista en el campo del turismo.


 

Con la visita a Cuba el rey le ha servido bien a la industria turística española, a los intereses económicos de España y de paso a los del castrismo que está corto de divisas y enfrenta una crisis política y económica muy seria.  Si la dictadura en Cuba pierde sus cómplices venezolanos entrará en un camino muy difícil.  Los dólares del turismo es lo  único que la pueden salvar, con esos dólares podrá comprar petróleo en el mercado internacional, después de que le deje de llegar el petróleo de Venezuela.




El discurso del rey a favor de la democracia en Cuba era necesario para tratar de salvar la cara con los españoles que no estén de acuerdo con su presencia y su rol en Cuba.  Hacerle caso a esa cortina de humo no tiene sentido, no nos dejemos engañar.  Entre la libertad y el respeto a los derechos humanos de los cubanos y los beneficios que les brinda la Cuba castrista a los negocios españoles en Cuba el rey escogió por esto último.  ¡Pobre rey! ¡Pobre España!  Tan cerca de nuestro corazón y tan lejos de nuestra realidad.





Huber Matos Araluce
San José, Costa Rica
Noviembre 14 de 2019
Leer más

Venezuela, un día después.




Algún día sabremos los detalles de lo que realmente sucedió detrás del telón el 30 de abril de 2019 en Venezuela.  Esa madrugada un grupo de militares liberó al dirigente Leopoldo López de su “casa por cárcel”  donde cumplía una condena de 15 años.  López y el presidente interino Juan Guaidó, acompañados de ese grupo de militares, se trasladaron a la autopista Francisco Miranda, en las inmediaciones de la base aérea de La Carlota y llamaron al pueblo a respaldar el inicio del fin de la usurpación.  Poco tiempo después el diputado a la Asamblea Nacional por el estado Monagas, José Antonio Mendoza, según publicó El País, informó que el general de división José Adelino Ornella Ferreira era el que comandaba las acciones del levantamiento militar que apoyaba al presidente interino Juan Guaidó. Ornella Ferreira desempeñaba desde el 2017 el cargo de comandante del Segundo Comando y jefe del Estado Mayor Conjunto del Comando Estratégico Operacional. Esto creó una gran expectativa que resultó falsa. Al terminar el día Leopoldo López y su familia se encontraban en una embajada en Caracas mientras Juan Guaidó renovaba el llamado al fin de la usurpación.  ¿Fue un intento fallido debido a la manipulación castrista en Venezuela, fue un levantamiento mal organizado, o una trampa hecha a la oposición? Las especulaciones abundan pero apuntando al devenir, pensemos en Venezuela, un día después.



 ¿Quién ganó y quién perdió?



Parecería que la dictadura logró una victoria temporal pero su imagen se deterioró sustancialmente.  No tuvo que enfrentar un levantamiento militar significativo ni protestas populares masivas.  Por eso pudo sostenerse en el poder con un mínimo de acción represiva contra la población y prácticamente sin ningún conflicto entre unidades militares.  Con sus tropas acuarteladas y afirmando públicamente su lealtad en las diferentes partes del país, el régimen demostró inseguridad.  El repliegue de las tanquetas y de los soldados que salieron de La Carlota a reprimir a los civiles demostró que la tiranía no puede estar segura de su lealtad a la hora de mandarlos a reprimir al pueblo. La carta de renuncia, un día antes del levantamiento, del general de división Manuel Ricardo Cristopher Figuera, director del temible Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), evidencia una ruptura profunda entre los hombres de Maduro.  Después de mencionar los problemas que enfrenta el país el general afirma: “sería irresponsable de mi parte culpar de ello solo al imperio norteamericano…la Patria que una parranda de pillos y bribones están saqueando”.  Las afirmaciones de representantes del gobierno estadounidense y las del general Hugo Carvajal de que, la conspiración incluía a los altos mandos y allegados a Maduro, ha expuesto como nunca su vulnerabilidad y su dependencia del gobierno cubano.  En conclusión, no creo que la narco dictadura haya salido fortalecida de su “victoria” sino lo contrario.  El régimen ya no puede hacer gala de la habitual pedantería triunfalista de antes. Saben que están acorralados y contra el tiempo.



Juan Guaidó y Leopoldo López no tuvieron éxito en el levantamiento pero han demostrado una vez más de que son audaces, dan la cara y se arriesgan junto al pueblo.  Ambos pudieron haber sido detenidos cuando se encontraban bastante vulnerables, en tempranas horas de la mañana, en las cercanías de la base militar La Carlota.  El pueblo no salió masivamente a respaldar un levantamiento militar que mucha gente en Caracas desconocía, incluso horas después de los acontecimientos.  Aunque la gente lamente el fracaso, no se ha dado por vencida.  El pueblo sabe que no hay una unidad monolítica en el régimen, que Maduro estaba escondido y que el apoyo internacional, aunque no se concrete en ayuda militar, está gradualmente debilitando a la dictadura.  Un intento, incluso fallido, era algo impensable hace algún tiempo.  La oposición política venezolana no cesará en su esfuerzo por sacar a Nicolás Maduro del poder.  Ha sobrevivido peores fracasos que éste y siempre se levanta de nuevo.



Quien parece haber perdido más por los sucesos del 30 de abril ha sido el régimen castrista. Venezuela se ha convertido en el campo de batalla entre el gobierno de Trump y la dictadura en la Isla.  Es muy difícil que los Estados Unidos y algunos países latinoamericanos estén dispuestos a permitir la consolidación de una narco dictadura en Venezuela.  El gobierno estadounidense está convencido de que desde La Habana se descarriló el éxito del levantamiento contra Nicolás Maduro. Las amenazas de Donald Trump de castigar económicamente al castrismo si no retira a sus militares de Venezuela y deja de interferir en los asuntos venezolanos, son muestra de que su gobierno no va a pasar por alto la manipulación desde La Habana.  Si Raúl Castro y su grupo pierden Venezuela no solo van a dejar de saquear sus riquezas sino que se van a tener que enfrentar con el gobierno del país más poderoso del planeta.  Apoyar al régimen de Maduro, que es repudiado por el mundo democrático, ha sido la peor operación de relaciones pública del castrismo en toda su historia.  La intervención del castrismo en los eventos del 30 de abril llegó al extremo de que los tuits del general Vladimiro López y el presidente careta de Cuba, Miguel Díaz Canel, resultaron prácticamente idénticos, una increíble chapucería.



Quienes clamen empate en la situación venezolana confunden el caso con un evento deportivo en que el tiempo es limitado.  Con una economía que continúa derrumbándose y sobre la cual cada vez el régimen tiene menos control, con un apoyo del pueblo que no cesa ante las trampas y los reveces, con una solidaridad internacional que una vez parecía algo imposible, la oposición democrática venezolana tomará las riendas del país de una forma o de otra.  Leopoldo López lo dijo una vez: “el que se cansa pierde”.



Huber Matos Araluce

San José, Costa Rica


Leer más

El presidente Mujica todavía no se da cuenta que en Venezuela hay una guerra










El presidente Mujica todavía no se da cuenta que en Venezuela hay una guerra. Nos alecciona diciendo que: “Lo más importante que hay que evitar es la guerra y la guerra está arriba de la mesa”. “Es que no estoy discutiendo problemas de legitimidad ni de elecciones, lo que estoy mirando es una realidad”… y esto desemboca en una guerra si no se encuentra una salida”.


Pero es que en Venezuela hay una guerra contra la oposición democrática desde hace muchos  años y esta oposición representa la mayoría del pueblo, también desde hace mucho tiempo.  En esa guerra de la narco dictadura contra el pueblo han muerto miles de personas por enfermedades, por hambre, por asesinatos y por represión.


Muy tarde para Mujica, quien debió haber estado contra la guerra en Venezuela desde que comenz
ó, cuando se destruía la democracia con fraudes y ahogando las libertades, cuando se asesinaban los jóvenes desarmados en las manifestaciones o se sacaban de sus casas. O cuando los chavistas participaban y protegian el narco tráfico. Cuando saqueaban las riquezas de ese país como nunca ha sucedido en este continente.


Mujica se queja de que al gobierno de Maduro le han dado un ultimátum y esa no es forma de evitar una guerra.  Pero es que esta guerra está llegando al final, que es cuando se dan el ultimátum. Y ahora lo que está haciendo los Estados Unidos, en apoyo al presidente interino de Venezuela, es exigiendo una rendición incondicional, pero no una rendición para que se entreguen los miembros de la canallada castro chavista, sino para que se hagan elecciones democráticas con supervisión internacional y garantías institucionales. Sin embargo, la narco dictadura no acepta hacer elecciones con garantías sino que repite que nunca se ir
án del poder.


Mujica culpa a quienes apoyan a la oposición venezolana “a Trump y a sus voceros” de acorralar al gobierno de Maduro y no darles una opción.  Esa oposición que pidió muchas veces, sin ningún éxito, un diálogo serio y elecciones supervisadas. Pero para Mujica el problema es evitar la guerra, la guerra que ya está terminando, la que el debió haber denunciado como tal desde el principio, cuando decía anecdóticamente que: "Maduro estaba loco como una cabra y que se estaba pasando de rosca".  La guerra contra el pueblo, contra la democracia, la que el debió haber denunciado como tal.




Huber Matos Araluce, San José, Costa Rica
Leer más

Raúl Castro, Venezuela y los tambores de guerra


La dictadura castrista, que por semanas mantuvo en silencio los sucesos relacionados con Venezuela, decidió sonar los tambores de guerra y acusar a los Estados Unidos de que desde algunas islas en el Caribe se prepara una invasión al hermano país suramericano.  En Cuba se recogen firmas para apoyar a Nicolás Maduro en sus momentos de peligro.  Las fuerzas armadas castristas han jurado apoyo al régimen de Maduro, los camilitos también.  Corre el rumor en la Isla de que jóvenes del servicio militar serán enviados a Venezuela. Los padres se alarman y los jóvenes también.


¿Mandará Raúl Castro tropas cubanas a pelear contra los “yanquis” en Venezuela?




En absoluto, las consecuencias podrían ser inmediatas y nefastas para las tiranías en Venezuela y en Cuba. Mandar tropas cubanas a Venezuela provocaría una reacción muy negativa entre los 50 países que apoyan al presidente interino de Venezuela y la respuesta no se haría esperar.  Eso lo sabe Raúl Castro y todos los que le acompañan en el poder. La presencia de tropas cubanas en Venezuela justificaría a que Colombia y Brasil intervinieran con sus ejércitos, que son muy superiores en equipamiento, entrenamiento y motivación a las de los de los soldados venezolanos y cubanos.  El presidente de Colombia, Iván Duque ha dicho que su país no va a permitir que se consolide en Venezuela un régimen castrista, el gobierno de Bolsonaro en Brasil tampoco lo aceptará.   Además, la narco dictadura venezolana, que está en la  quiebra, no tiene recursos para sostener una operación militar prolongada y la castrista menos.   Cuba se quedaría sin turistas si se involucra en una aventura militar en Venezuela.  Los Estados Unidos puede prohibir las remesas y los viajes del exilio a la Isla, en fin, al castrismo se le acabaría el petróleo, se le acabaría el turismo y se le acabarían las remesas.  Sería el preludio del fin para la dictadura en la Isla.


¿Entonces por qué tocan los tambores de guerra?




Raúl Castro mandó a tocar los tambores porque tiene pánico.  El dictador piensa que el miedo a una guerra en Venezuela, en la que la que los cubanos crean que Cuba está dispuesta a involucrarse, confundiría y atemorizaría al pueblo cubano. Eso es lo que necesita Raúl Castro ante la situación que tiene en Cuba, que el pueblo se confunda y se asuste.  La tiranía sabe que el descontento popular va en aumento y no tiene forma de neutralizarlo.  El pueblo se queja de la falta de comida y de medicinas, del maltrato, de la corrupción y de la ausencia de esperanzas.  El régimen ha ofrecido una constitución que se ha convertido en un boomerang  porque la mayoría del pueblo la rechaza. Díaz Canel tiene tan poca legitimidad en Cuba como Nicolás Maduro en Venezuela. Díaz Canel es una marioneta de Raúl y como ha dicho el presidente Trump: “Maduro es un títere del castrismo”. 


Raúl tiene miedo a que con la caída de Maduro se le acabará el saqueo de los recursos venezolanos, que son los que han permitido que el castrismo sobreviva en Cuba.  Miedo a que una vez que Venezuela salga del tutelaje castrista, el movimiento prodemocrático dirigido por Donald Trump sea fiel a su promesa de ayudar a que los pueblos de Nicaragua y Cuba se deshagan de sus actuales dictaduras.


 Agitar el enemigo exterior para desviar la atención de la gente en los momentos de crisis nacional es la clásica receta de las dictaduras.  Sin embargo, haberse decidido por esta estrategia ha sido un gran error de Raúl Castro.  Era más inteligente haberse quedado callado, en lo posible aislar al pueblo cubano de los sucesos de Venezuela y que lo que pasara allí no tuviera el impacto que ahora tendrá en Cuba.  Meterse en una bronca en que no se va a participar porque no se puede pelear ha sido otro gran error. Con amagos de subirse al cuadrilátero, se ha expuesto a que le den antes de tiempo.  No lo van a perdonar.  Si manda un grupito de tontos útiles a Venezuela van a hacer el ridículo.  El hecho es que el miedo y la falta de neuronas se apoderaron de Raúl y lo dominaron. Tic… tac.



Huber Matos, San José, Costa Rica, febrero 21 de 2019.
Leer más

El gobierno castrista estaba al tanto del ataque terrorista que se planeaba en Colombia


Es muy difícil creer que el gobierno castrista no estuviera al tanto del ataque terrorista que se planeaba en Colombia. El Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha sido un aliado histórico del régimen cubano, sus primeros guerrilleros fueron entrenados en Cuba y luego regresaron a Colombia donde fundaron el ELN en 1964. Una buena parte de su dirigencia vive hoy en La Habana. Habría que ser un incauto para no prever que las consecuencias de ese ataque tendrían un impacto negativo y directo sobre el régimen de la Isla. Antes estas circunstancias, ¿Podía el ELN actuar sin consultar con sus aliados castristas? Muy poco probable. Este ataque, lejos de beneficiar al ELN era un acto de sacrificio por un “bien” mayor común: defender a Maduro en Venezuela.


Es inverosímil que uno de los cinco miembros del Comando Central (COCE) del ELN, Israel Ramírez Pineda, alias "Pablo Beltrán", responsable de la política del ELN, declare que ellos no sabían nada del atentado, que la decisión se tomó en Colombia.  Creen que con esta excusa  puden distanciarse del atentado terrorista más grave que ha sufrido el país.  Igualmente es muy dudoso que el gobierno castrista, que cuenta con un experimentado y extenso aparato de inteligencia, admita que no sabían nada sobre el atentado. Es el colmo que declaren que ellos no apoyan el terrorismo, una afirmación que contradice el pasado y el presente del castrismo, como probado protector de terroristas y promotor del terrorismo internacional.  



En Cuba, se llevó a cabo el entrenamiento de los primeros guerrilleros  que conformaron el ELN: “En 1964 se conforma en Cuba la ‘Brigada Pro Liberación José Antonio Galán’, integrada por seis estudiantes colombianos que viajaron a la isla becados por el gobierno de Fidel Castro, cuyo líder era Fabio Vásquez Castaño. En este grupo convergen estudiantes enviados a Cuba por el Partido Comunista Colombiano, las Juventudes del Movimiento Revolucionario Liberal y el Movimiento Obrero Estudiantil y Campesino. Estos estudiantes iniciaron su actividad guerrillera en la Sierra del Escambray, en territorio cubano. En Colombia toman como símbolo la bandera roja y negra (la del movimiento fundado por Fidel Castro en Cuba) y como base de operaciones el Magdalena Medio. En esta zona, en los 50, había operado la guerrilla liberal de Rafael Rangel. Muchos de sus ex-combatientes se habían convertido en dirigentes campesinos, buscaron iniciar acciones armadas en la zona, cerca al principal centro petrolero y de refinación del país. Los estudiantes llegaron de Cuba en 1962 y fundaron el ELN en julio 4 de 1964”. Wikipedia. Otra organización terrorista colombiana, el M19, no solamente recibió entrenamiento y ayuda material del régimen castrista sino estuvo involucrada en sus acciones. Así lo confirmó Gustavo Petro, ex-alcalde de Bogotá y ex-militante del M19, en una entrevista.

 
En el artículo de Natalio Cosoy: Hijos de la revolución cubana y católicos: cómo es la guerrilla colombiana del ELN y qué la diferencia de las FARCS señala: “Sus fundadores (ELN) no fueron campesinos en armas, como los de las FARC, sino intelectuales inspirados por la ideología marxista y la Revolución Cubana; de hecho, fueron a entrenarse a la isla y Fidel Castro los ayudó materialmente”.  El coronel colombiano Luis Alberto Villamarín, autor y un experto en asuntos relacionados con el terrorismo, en una entrevista reciente con el periodista Camilo Engaña de CNN sobre el atentado terrorista fue tajante: “el ELN y Cuba son cómplices”. Lejos de lo que algunos medios han informado de que el ELN es una organización con diferentes tendencias, en realidad es una organización terrorista, compacta y disciplinada con 48 años de vida.  


El cura Camilo Torres, ícono del Ejército de Liberación Nacional, ha sido reverenciado en Cuba desde su muerte en 1966. Entre muchas de las referencias y honores brindados a este guerrillero, en el décimo aniversario del triunfo revolucionario, Fidel Castro declaró en un acto público: “Y el caso de Camilo Torres demuestra eso: un sacerdote que fue allí a morir junto a los combatientes por la liberación de su pueblo. Y por ello constituye todo un símbolo de la unidad revolucionaria que debe presidir la liberación de los pueblos de América Latina. Y por eso nosotros nos sentimos honrados, a la vez que orgullosos, de poder bautizar esta escuela de vanguardia de nuestro país con el nombre de Camilo Torres”.  El 16 de abril de 1967 un suplemento especial de la revista Tricontinental publicaba el famoso mensaje de Ernesto Che Guevara que organizaba entonces en secreto la guerrilla en Bolivia para “Crear dos, tres... muchos Viet-Nam…”, puede leerse: “En el marco de esa lucha de alcance continental, las que actualmente se sostienen en forma activa son sólo episodios, pero ya han dado los mártires que figurarán en la historia americana como entregando su cuota de sangre necesaria en esta última etapa de la lucha por la libertad plena del hombre. Allí figurarán los nombres del Comandante Turcios Lima, del cura Camilo Torres, del Comandante Fabricio Ojeda, de los Comandantes Lobatón y Luis de la Puente Uceda, figuras principalísimas en los movimientos revolucionarios de Guatemala, Colombia, Venezuela y Perú”.  


El gobierno castrista ha estado apoyando las guerrillas colombianas por décadas, apoyándolas contra los gobiernos democráticos elegidos por el pueblo colombiano.  Guerrillas que han estado involucradas en secuestros, reclutamiento forzado de menores de edad, extorsión, asesinatos, atentados terroristas y el narcotráfico.


El atentado terrorista del 17 de enero contra la Escuela de Cadetes General Santander de Bogotá, que dejó un saldo de 21 muertos y 68 heridos, no fue una simple acción terrorista contra las Fuerzas Armadas colombianas, ejecutada por una fracción del Ejercito de Liberación Nacional como nos quieren hacer creer.  No se lanza un coche bomba manejado por un chofer suicida con 80 kilogramos de explosivo para provocar una tragedia de tan serias consecuencias, como respuesta a ataques del gobierno colombiano en la confrontación bélica con el ELN, o como un acto de presión para reiniciar conversaciones.  Con esta acción el ELN se ha ganado el repudio mayoritario del pueblo colombiano y será muy difícil que después de este crimen las negociaciones de paz puedan encarrilarse. Eso lo sabía perfectamente el ELN.  En mi apreciación, este atentado es un mensaje para el presidente de Colombia advirtiéndole que su participación en la coalición anti Maduro tiene un precio que lo pagará con sangre el pueblo colombiano. 


No solo creo que el gobierno castrista estaba informado del ataque, sino que fue su autor intelectual, en cuyo caso, ha sido un tremendo error de la dictadura en Cuba y sus cómplices venezolanos.  Porque lo que han logrado es que la libertad en Venezuela se convierta más que nunca, en un problema de supervivencia para las democracias latinoamericanas y que la dictadura castrista cargue con su responsabilidad por las terribles desgracias sufridas por los venezolanos, los cubanos y otros pueblos.


Huber Matos Araluce, enero 23 de 2019
Leer más

Ni Rusia, ni China ni Irán podrán proteger al régimen de Nicolás Maduro




La idea de que Rusia, China e Irán podrán proteger al régimen de Nicolás Maduro es una ficción para ilusos.  El problema en Venezuela es estructural y harían falta miles de millones de dólares anuales de inversiones y subsidios para sostener el actual sistema de corrupción e ineficiencia. Ninguno de esos tres países está en capacidad de derrochar y eventualmente perder tantos recursos. Ninguno estará dispuesto a retar a Donald Trump hasta las últimas consecuencias. Cuba es un ejemplo de que mientras no se hagan cambios económicos y políticos radicales Venezuela se seguirá hundiendo sin rumbo.


La economía rusa representa una fracción de la economía mundial. En 2017 el Banco Mundial la clasificó en la posición 11, inferior a la de Canadá, Italia y Brasil. Por esta razón y por temor a los Estados Unidos Putin ofreció una ayuda militar al castrismo de 50 millones de dólares, algo irrisible. Ahora se ha anunciado una inversión rusa en Venezuela de 6000 millones de dólares, no se han fijado fechas; pero es que esa cantidad, aunque se llegara a materializar, es una gota de agua en un océano.


Irán enfrenta una situación económica y política muy difícil. Las sanciones impuestas por los Estados Unidos a Irán tendrán consecuencias catastróficas para su economía y la coalición regional contra su régimen dirigida por los Estados Unidos es un peligro que Irán no puede desconocer. Su moneda, el rial, ha perdido más del 70% de su valor desde mayo.  El 58% de los iraníes considera que la situación empeorar
á y varias manifestaciones populares son señales de peligro.


China está en una guerra política y comercial con los Estados Unidos.  El gobierno de Trump sabe que no tiene otra alternativa que frenar el robo de propiedad intelectual de los chinos, obligar a ese país asiático a que abra su economía a empresas americanas, nivelar el déficit de comercio completamente favorable a China y frenar el espionaje chino y otras medidas de agresión de ese país contra occidente.  China no está en una posición de retar en Venezuela a los Estados Unidos, a Brasil y a Colombia.


Las tres naciones: Rusia, Irán y China podrán jugar al ajedrez con los Estados Unidos en Venezuela y en Cuba pero no van a apostar mucho en ese juego porque no solo saben que lo van a perder sino que van a perder mucho más de lo que apuestan. 


 Huber Matos Araluce


San José, Costa Rica, diciembre 7 de 2018
Leer más

La locura de Trump con Venezuela


La amenaza de Donald Trump de intervenir con tropas en Venezuela es una locura, así lo ha caracterizado, nada menos y nada más, que el General Padrino López, Ministro de Defensa de ese país, quien recientemente difundió un video en que el que se veía, y él lo decía, lo listo que estaba para defender a su patria. Padrino disparaba en un campo de tiro contra siluetas inmóviles, en una secuencia de movimientos y posiciones como cuando se ataca a civiles desarmados. Exactamente como han hecho sus tropas hasta ahora, masacrando a muchachos y casi niños que se han enfrentado a un ejército de soldados, policías y sicarios motorizados, en las calles de nuestra querida Venezuela.   

Es lógico que Padrino López llame al comentario de Trump una locura, ya que para consolidar la dictadura en Venezuela, ni los castristas en La Habana ni sus disciplinados esbirros venezolanos  habían incluido en su estrategia a otro enemigo que no fuera el pueblo desarmado de Venezuela. Por eso, sin importarles las denuncias internacionales,  han bailado y han cantado en las tarimas mientras la oposición enterraba a sus muertos, trataba de salvar sus heridos y les arrastraban con palos y patadas  a sus hombres y mujeres camino a prisión.  

Hasta ahora no han tenido que preocuparse de que un presidente latinoamericano fuera a tener la osadía de decirles: o la paran o los paramos. Para evitar eso ya habían secuestrado la OEA comprando un grupito de votos. La narco dictadura no se imagina al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, protegiendo con tanques y soldados colombianos a sus vecinos venezolanos del Táchira que estuvieran siendo asesinados en masa. Tampoco en sus cálculos están las tropas brasileñas reforzando su frontera con Venezuela y protegiendo, en una especie de zona de exclusión, a los venezolanos que huyen o se atrincheran en la lucha.  Los estrategas castristas en La Habana estaban seguros de que los presidentes latinoamericanos no pasarían de repetir que la democracia en Venezuela está en riesgo de perderse.  Mucho menos en sus planes de contingencia visualizaron a la infantería de marina de los Estados Unidos tomando el puerto de La Guaira, el aeropuerto Internacional en Maiquetía y La Carlota en Caracas (Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda). En horas, eso sería el caos, el fin, una locura,  como ha dicho Padrino López. Quizás no les daría tiempo ni de huir hacia La Habana.  Aún más, nunca en sus planes incluyeron que Donald Trump se atrevería a una amenaza como la que ha hecho porque el planeta lo acusaría de amenazar la soberanía de una nación latinoamericana. Algo sacrosanto para la izquierda demagógica mundial, que entiende soberanía como los derechos absolutos del soberano, no del pueblo. 

Por estas razones han hecho lo que han querido en Venezuela y piensan que lo seguirán haciendo, aunque cada semana se anuncien nuevas sanciones contra más funcionarios del régimen, aunque se expulsen embajadores venezolanos y se aisle completamente al desgobierno madurista. Los castristas y sus aliados en Venezuela, cuentan con su grupo de apoyo: Rusia, China, Irán, Corea del Norte, Nicaragua y Bolivia.  Y la narco dictadura  tiene conque pagar a largo plazo porque en sus manos están las reservas de petróleo más grandes del mundo, hoy en el campo de los enemigos de Occidente, por si alguien no se ha dado cuenta.

Solamente a Trump se le ocurriría advertir sobre el posible uso de la fuerza en Venezuela, porque lo sensato, lo político y lo diplomático es denunciar una y otra vez al régimen de Maduro, aunque siga asesinando jóvenes desarmados, le arrebate al pueblo de Venezuela cada una de sus libertades y ahogue en sangre su audacia y sus esperanzas. Lo correcto es repetir, hasta el infinito, que la solución está en las negociaciones. Hay unos que llegan al extremo de insistir en que el problema de Venezuela lo tienen que resolver los venezolanos, que es como decir que lo van a resolver a su manera los venezolanos que tienen los tanques, los aviones y las ametralladoras para masacrar a los venezolanos que no tienen con que defenderse.  Dentro de esta ética de la prudencia cínica, hablar o actuar de otra forma es caer en el terreno de la insensatez.

Pero tomemos nota, la “locura” de Trump va dirigida a los miles de muchachos que arriesgan su vida cada vez que salen a protestar, a lo represores que los agreden y asesinan y a quienes les dan las órdenes.  También va dirigida a los presidentes latinoamericanos y a Raúl Castro y su grupito de conspiradores en La Habana.  Quizás esa advertencia sea la que salve las libertades del pueblo venezolano y evite la tragedia de una guerra civil.  Quizás sea la que obligue a la mafia a replegarse. Por el momento la línea roja está marcada y dudo que en el caso venezolano suceda lo mismo que lo que pasó con la línea roja de Obama en Siria.

Huber Matos Araluce, agosto 13, San José, Costa Rica

Leer más

Maduro no tiene salvación


Maduro y su grupo mafioso cosechan un fracaso detrás de otro:

1) La casa por cárcel concedida a Leopoldo López es un logro de la oposición y de la presión internacional que ésta ha podido cultivar. Es un triunfo antes del plebiscito, exactamente en el momento en que se necesitaba. Una prueba irrefutable del éxito alcanzado por la audacia y el sacrificio de miles de hombres, mujeres y niños enfrentados a la narco dictadura  en las calles de Venezuela.

2) La jugada maestra de Maduro, la Constituyente, se ha convertido en un boomerang que le viene directo a la cabeza. La oposición le ha contestado con una maniobra brillante, el plebiscito. Una movilización masiva en todo el país que deja a la Constituyente en ridículo y consolida la legitimidad de las demandas mayoritarias de un cambio hacia la democracia. 

3) Los pronunciamientos anti-régimen de La Conferencia Episcopal Venezolana, que incluyen a 40 obispos y dos cardenales, son un importante triunfo que la dirigencia religiosa venezolana ha podido alcanzar después de una ardua labor de cabildeo con el Papa Francisco. El 8 de mayo pasado la CEV definió su posición y un reportaje de Reuter la cita y la comenta: “Rechazamos la convocatoria a esta Asamblea Constituyente y exhortamos a la población en general a no resignarse y a levantar su voz de protesta”, afirma un comunicado que cayó muy fuerte hoy en el Vaticano, que no hizo hasta ahora comentarios. La Asamblea Constituyente, que no incluye a los partidos políticos, “es peligrosa para la democracia venezolana, para el desarrollo humano integral y para la paz social”, añade la declaración.  

4) El asalto y la agresión a los diputados de la Asamblea Nacional fue un error desesperado. Otra victoria regalada, también en el momento preciso, a la oposición. Los venezolanos y el  mundo entero vieron un avance de la película de horror que el régimen tiene preparada.  Esto ha sido un acicate a la decisión de que hay que sacar a Maduro y a su mafia del poder.  Súmele las acciones contra la Fiscal General congelándole sus bienes y acusándola, más el nombramiento ilegal de una vice-fiscal que termina siendo expulsada después de haber ingresado a la sede del Ministerio Público escondida en el maletero de un auto. Maduro y su mafia han demostrado una incapacidad total para enfrentar el reto y su superior, Raúl Castro, también.  

Muchos podrán especular que la casa por cárcel a Leopoldo es un gesto conciliatorio, o un truco, o un acuerdo para ablandar a la oposición, o que representa la grieta entre las facciones del régimen, etc., pero el balance final después de 100 días de protestas populares es abrumadoramente a favor de la oposición. Miles de venezolanos están conscientes que si dejan la calle perderán todo el terreno ganado y difícilmente alguien los convencerá de lo contrario. Por su heroísmo ejemplar, el pueblo de las reinas de belleza se ha ganado la admiración y el respecto de millones de personas en el mundo. Maduro no tiene salvación.

Huber Matos Araluce, julio 8, 2017, San José, Costa Rica
Leer más

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com