domingo, 12 de abril de 2015

Un coronel castrista en Panamá

Génesis Carmona murió tras ser herida de bala en una protesta en el marco de las marchas contra el gobierno de Nicolás Maduro en febrero de 2014


El presidente Barack Obama ha anunciado que el Departamento de Estado ha puesto en sus manos una recomendación para que “Cuba” sea sacada de la lista de estados que promueven el terrorismo. Por la forma en que Obama hizo el anuncio no cabe duda de que él aprobará la recomendación. Esto representa para la dictadura castrista el acceso a préstamos que necesita desesperadamente y también  conducirá a eliminar la restricción que tienen los ciudadanos estadounidenses de viajar a Cuba como turistas. Los ingresos por el turismo tendrán el objetivo de sustituir la subvención de los petrodólares chavistas si esta desaparece.  

En Panamá Raúl Castro se refirió al mismo tema y afirmó que Cuba nunca debió haber estado en esa lista. Como Obama llega seis años en la presidencia hay que asumir que en algún momento de ese periodo el gobierno cubano dejó de apoyar el terrorismo. Tal vez algún día –o quizás nunca- sepamos en qué fecha eso sucedió. O quizás estar o no en la lista es una cuestión de conveniencia o interpretación.

Los hechos contradicen que el régimen castrista haya dejado de ser terrorista. Sus vínculos públicos y secretos con la dictadura de Corea del Norte y el tráfico secreto de armas a ese país lo comprueban. El barco Chong Chon Gang, con 35 tripulantes a bordo fue interceptado el 10 de julio de 2013 cuando trataba de cruzar el Canal de Panamá. Cuando las autoridades panameñas lo registraron encontraron armamento sin declarar escondido en contenedores bajo toneladas de sacos de azúcar.

Aun de mayor significancia es la participación del régimen de la Isla con personal militar, de inteligencia y represión en Venezuela.  Es irrebatible por documentado el hecho de que el gobierno de la Isla ha sido y es un factor decisivo en la vigilancia y la represión de los opositores demócratas venezolanos y en el control de las fuerzas armadas de ese país. Políticos, militares de alto rango y periodistas venezolanos han denunciado una y otra vez esta situación. 

Roberto Redman falleció horas después de ayudar a Bassil Alejandro Da Costa, otra de las víctimas de las protestas en Venezuela

El 16 de marzo de 2014 un artículo de El Nuevo Herald informó que: “Los grupos paramilitares chavistas, que han estado detrás de gran parte de la violencia registrada en las manifestaciones de Venezuela, están siendo coordinados por personal cubano enviado por La Habana para ayudar al régimen de Nicolás Maduro a superar lo que es visto como la mayor amenaza enfrentada por la revolución bolivariana en más de una década”.

El coronel castrista Alexis Frutos con oficiales venezolanos

Como si todo esto y mucho más -información a la que tiene acceso el presidente estadounidense-  no fuera suficiente, la presencia de un Coronel castrista dirigiendo la violencia contra un grupo de cubano demócratas en Panamá no solo es una evidencia de que el régimen castrista promueve y practica el terrorismo fuera de Cuba sino que lo hace en forma pública y sin consecuencias. 

El Coronel Alexis Frutos en Parque Porras el 9 de abril

El pasado 9 de abril, durante la celebración de la VII Cumbre de las Américas un grupo de cubanos rendían  homenaje a José Martí en el Parque Porras de la capital panameña cuando una turba violenta y enardecida los atacó salvamente. 

Según informa El Nuevo Herald el jefe de los atacantes fue identificado por ex oficiales que trabajaron con él como el coronel Alexis Frutos Weeden, oficial del régimen castrista que  “dirigió por décadas operaciones de espionaje en distintos países de América Latina y que hoy día probablemente es el hombre más influyente que la Isla tiene en Venezuela”. 

El coronel -de espaldas- tratando de agredir a Orlando Gutierrez

Exiliados cubanos agredidos el 9 de abril de 2015 en Panamá

El nivel oficial del coronel Alexis Frutos podría explicar la razón por la cual ni él ni ninguno de los atacantes que lo acompañaron fueron detenidos, por el contrario los cubanos que pacíficamente honraban la memoria ante un busto de José Martí, la víctimas, fueron detenidas por la policía durante todo ese día hasta por la noche sin ninguna justificación. 

Además de este incidente que está ampliamente documentado, turbas procastristas enardecidas interrumpieron con amenenazas e insultos sesiones de los talleres de trabajo las delegaciones de la sociedad civil latinoamericana que participaron en la Cumbre –incluyendo a cubanos demócratas. Los latinoamericanos no podían creer lo que estaban viviendo. 

El presidente Barack Obama podrá quitar al régimen castrista de la lista de estados que promueven el terrorismo como parte de uno de los acuerdos convenidos durante esos 18 meses de conversaciones secretas de los que nosotros los cubanos y el mundo se enteró el pasado 17 de diciembre, sin embargo, la realidad es que la práctica terrorista del castrismo y el apoyo dado a terroristas de otros países –y el que se está dando- no se pueden borrar de la historia y del presente con una decisión por muy presidencial que esta sea. Uno puede tener derecho a su propia opinión pero no a ignorar o a tergiversar los hechos.

Por Huber Matos Araluce

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com