miércoles, 4 de marzo de 2015

LA GRAN PATADA POR EL FONDILLO DE FIDEL A OBAMA


La foto ha circulado por todo internet: el viejo sátrapa en su guarida rodeado de sus espías-esbirros escuchando sus historias de las fechorías contra los cubanos del exilio. Sin duda le dan detalles de cómo ayudaron a los Mig-21 del ejército cubano a hacer polvo las indefensas avioneta de “Hermanos al Rescate”, cuyo crimen fue de lanzar panfletos sobre La Habana y cuyo error fue de nunca imaginar que Raúl Castro pudiera dar la orden de lanzar sus misiles contra ellos. (Es el mismo Raúl Castro, lobo disfrazado de oveja que ahora hace guiños a Obama para entrar en el círculo de sus amigos).

La historia se repite. La política de Obama hacia Cuba nos recuerda la de ese otro Presidente Demócrata (Jimmy Carter) tratando salvar a los prisioneros de Irán: acto heroico que se terminó en tremendo fiasco militar y político. Si por lo menos los errores de Carter pueden explicarse por su ingenuidad de creyente, los errores de Obama son la consecuencia de un hombre que ha perdido totalmente el contacto con la realidad y  la significación de la palabra “Justicia”.

Desde aquella hazaña de Carter jamás el Águila norteamericana no había sido humillada como ahora con las fotos de Fidel alardeando su victoria contra Obama: “volverán” había pronosticado el viejo lobo, conociendo bien las debilidades politiqueras y la mansedumbre de Obama, mas deseoso de pasar a la historia como el primer presidente de los Estados Unidos que (probablemente) vendrá a La Habana estrechar la mano del tirano antes que la muerte se lo lleve. Sueño de toda la izquierda romántica y ciega que ya se olvidó de los crímenes de Fidel castro.

La estrategia de Obama trasluce más un interés político individual que los intereses de los Estados Unidos y del pueblo cubano. 

Las fotos de Fidel con sus espías condenados algunos a la perpetuidad por la Ley norteamericana tienen una gran significación política. No es fruto de un frugal gesto de vanidad: es un gesto de victoria y de humillación contra los Estados Unidos y contra su Presidente, ingenuo mensajero de paz que creyó en la buena voluntad de los Castro.

El descaro del tirano llega a su apogeo cuando declara “Tres de ellos habían consumido 15 largos años de su más plena juventud al respirar el aire húmedo, maloliente y repugnante de los sótanos de una prisión yanki, después de ser condenados por jueces venales.”

Por lo que parece Fidel nunca ha visitado sus propias mazmorras donde hombres de valor y calidad humana (como el Comandante Huber Matos) pasaron años de hambre y torturas que nada tienen que ver con las celdas norteamericanas. Se ha hablado mucho de la mansedumbre con que se trató a estos prisioneros de Castro, hasta el punto de permitirle a uno de ellos la inseminación artificial de su esposa; como y cuando no se sabe, pero es indicio de una tolerancia que las mazmorras de Fidel no hubieran tolerado ni aceptado.

La foto de Fidel con sus esbirros constituye un acto político bien preparado y estratégicamente lanzado a la opinión mundial en un momento crítico. Más aun es un acto de burla y agresión contra el sistema judicial norteamericano y las familias de los cubanos asesinados. En medio de las conversaciones diplomáticas entre el Gobierno de Obama y el de Raúl Castro Fidel envía al mundo su mensaje: yo he vencido al Águila del Imperio y he sometido a mis pies incluso la justicia del País más poderoso del mundo. Lo que los soviéticos no pudieron  contra Reagan yo he podido hacerlo contra Obama…

Es una verdadera “patada en el trasero” de Barak Obama que se ve una vez más ridiculizado ante el mundo por su política incoherente y en total contradicción con los valores democráticos de los Estados Unidos. La política de Obama hacia Cuba pone duda la capacidad (y tal vez la voluntad) de Barak Obama de hacer frente a los grandes desafíos internacionales. Tal vez Benjamín Netanyahu tenga razón en sus aprehensiones contra el acuerdo sobre la cacareada voluntad pacifista del desarrollo nuclear de Irán.

Sea lo que sea, la foto y las declaraciones de Fidel muestran bien su deseo de ser parte del proceso creado por su hermano y por Obama. Fidel nunca ha estado fuera de juego (su megalomanía no se lo permite) y, que lo quieran o no, habrá que contar con su aprobación. Ese es el mensaje de sus fotos…

Por Francisco Condis y Troyano 

Profesor Honorario de Economía (Universidad Católica de Lovaina Bélgica).
Ex Consejero del Ministerio de Industria en Polonia.
Representante en Europa Central de Cuba Independiente y Democrática (CID).


Regresar al blog CubaCID

Regresar a página central CubaCid.org

     

Visitenos en
Desde Cuba
Ultimo Congreso
Patria Pueblo y Libertad

3 comentarios:

Fidel Araujo dijo...

Pero debemos de entender que tanto Obama como los Castros son dirigido por el mismo fin; la total destruccion de la democracia de los Estados Unido y someter su sociedad al mismo plan Nuevo Orden Mundial y la globolizacion Islamica Feudalista! Con el apoyo Jesuita del Vaticano!

4 de marzo de 2015, 12:47
ale alv dijo...

ni patria ni pueblo y mucho menos libertad

5 de marzo de 2015, 9:26
Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con ustedes, sus análisis están totalmente parcializado y llenos de odio, y así no lograremos una Cuba libre y unida. Me parece que Obama lejos de quedar como ustedes dicen está dando el tiro de gracia a la tirania, sino tiempo al tiempo, y nosotros a unirnos y convertir el odio en prosperidad para esa isla que tanto lo necesita, paciencia que aquí nadie se va debiendo.

6 de marzo de 2015, 11:51

Publicar un comentario

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com