lunes, 1 de junio de 2009

Cuba en la OEA: ¿Qué hay detrás de bambalinas?


Desde hace varias semanas el regreso de Cuba a la OEA es un tema de actualidad en Latinoamérica. ¿Se debe aceptar a Cuba en la OEA?

¿Por qué no, si la mayoría de los países que forman esta organización tienen relaciones diplomáticas y comerciales con el régimen de La Habana?

¿Por qué no, si la expulsión de Cuba se dio por sus vínculos con el bloque soviético y eso es ya prehistoria?

¿Por qué no, si el único impedimento para esa admisión es su Carta Democrática, y el primero que la ignora es su Secretario General, José Manuel Insulza?

¿Por qué no, si una foto con el dictador cubano es el recuerdo más respetable que se puede llevar de Cuba cualquier democráticamente electo presidente latinoamericano?

Nadie corre a Chile a tomarse una foto con Michelle Bachelet, ni va a Colombia a retratarse con Uribe, quien después de Obama es el segundo líder más popular del área.

¿Qué repartirán en La Habana?

El problema es que quienes se oponen al ingreso de Cuba en la OEA son los Estados Unidos, Canadá y Fidel Castro. Los dos primeros porque dicen que hay que respetar la Carta Democrática y Fidel Castro que no se cansa de repetir que la OEA es un cadáver putrefacto y que Cuba no va entrar en una organización podrida.

Pero los Estados Unidos y Canadá pertenecen a otra cultura. En Latinoamérica las cosas que se escriben son para leerlas, son literatura. En Latinoamérica somos más “prácticos” con las constituciones y las leyes, porque se interpretan con relatividad, dependiendo de las circunstancias.

Tampoco hay que ponerle mucha atención a los insultos de Fidel Castro. El Comandante en Jefe insulta a todo el mundo porque está molesto y está enfermo. Hay que ser comprensivo. Acaba de insultar a los mexicanos acusándolos de callar sobre el brote de la fiebre porcina. México lo ignoró y evito un choque diplomático. Prueba de que en Latinoamérica somos más cristianos que los puritanos del norte. Acá cuando pasa algo feo miramos para el otro lado, ponemos la otra mejilla.

Pero el problema persiste porque la admisión a la OEA es por consenso, y Washington y Ottawa se niegan.
Entonces ¿a qué viene la discusión?, ¿qué hay detrás de bambalinas?

Al Secretario General de la OEA le sirve el protagonismo. Se hace el simpático con los castro-chavistas y así evita que bajo su liderazgo la OEA se desgaje, como ha venido amenazando públicamente Hugo Chávez, quien en privado le debe haber advertido: José Manuel, si me criticas por lo que hago en Venezuela, te dejo sin organización.

A los presidentes latinoamericanos les sirve la discusión de Cuba y la OEA. Prefieren una cortina de humo que distraiga la atención de los atropellos perpetrados contra los medios de comunicación y la oposición venezolana. Estamos presenciando el asesinato público de la democracia venezolana ante el silencio de una complicidad pagada con petróleo, dólares y compromisos.

Tampoco a los presidentes de nuestra región les importa que Venezuela le sirva de base a Irán y a sus radicales. En el mundo Irán es el estado promotor del terrorismo por excelencia. Los políticos nuestros pensarán que en última instancia eso es un problema estratégico de los americanos.

Argentina, que sufrió dos terribles atentados terroristas directamente vinculados al gobierno de Irán, es incapaz de lanzar una advertencia. No pueden hacerlo porque la incondicionalidad de los Kirchner fue comprada con millones de dólares para la campaña presidencial de Cristina Fernández.

Además de todas estas razones, qué argumento más popular hay en Latinoamérica que poner en una situación embarazosa al “imperialismo” y qué mejor tema para esto que el asunto de Cuba. Y eso es lo que hay detrás de bambalinas: dólares, petróleo y demagogia.

4 comentarios:

Al Godar dijo...

Yo creo que el objetivo de Fidel es desactivar la OEA y me parece que lo va a lograr. A menos que Obama haga una buena jugada...
Yo tampoco entiendo a los presidentes latinoamericanos.

Saludos,
Al Godar

1 de junio de 2009, 16:43
chiquitacubana dijo...

Muchas gracias por sus comentarios sobre la accion de ayer en internet. Se aprende mucho al lanzarse.
Saludos

2 de junio de 2009, 6:41
grupo colectivo dijo...

Permítame responderle, señor Huber Matos, aquí, a su intervención en los comentarios del blog de Margarita.
Antes de todo muchas gracias por apoyar esta iniciativa, su nombre es sinónimo de todo lo que defendemos.

Le agradecemos señor Huber Matos su critica, digna y merecedora de un amplio debate.
Simplemente decirle que no se puede pasar de una dictadura a la democracia haciendo proclamas abstractas e irrealistas.
Las 3 reivindicaciones expuestas en la movilización son concretas y las 3 se pueden entender y apoyar concretamente. Son la base para acceder a esa democracia que usted reclama. Son el punto de partida a partir del cual se puede destruir toda la maquinaria castrista.

En segundo lugar no podemos estar añadiendo una cosa y otra porque entonces nos hace falta un día entero para leer las reivindicaciones legitimas que se podrían exigir. Podíamos haber puesto 3000 en vez de 3, tanto es patente la falta de libertades en Cuba. Elegimos 3, las fundamentales y decisivas sobre la cuestión de la libertad.

Nos interesa trabajar de forma concreta, con reclamos específicos y realistas, comprensibles y asimilables por todos. Es una cuestión estratégica de mucha importancia.
Esta movilización fue un éxito porque todos podemos reflejarnos en esas reivindicaciones legítimas. Hablan de libertad, es esta palabra la que funda toda democracia y con ella con la que debemos luchar. LIBERTAD.

Exigir la libertad es el fundamento de toda acción política de resistencia. Exigir libertades concretas es movilizar al mayor número de personas. El movimiento 1 de junio ha sido un éxito por estas razones, entre otras más. Para otro tipo de manifestación se necesitaría, claro está, adaptar en consecuencia. Todo esto ya lo sabe mejor que yo, solo precisarle los métodos y las formas que usamos, las cuales nos parecen conformes al objetivo. Se necesitaría un profundo debate para estas cosas y en esencia estoy en sintonía sobre lo que enuncia en sus observaciones.
Gracias estimado y respetado Huber Matos por su amable y considerada intervención en este tan importante debate. Gracias por su participación.
Reciba un saludo y un abrazo.
Jose Luis Sito

2 de junio de 2009, 8:39
Huber Matos Araluce dijo...

Los felicito por el exito del 1 de Junio. Gracias por responder a mis preocupaciones y creo que compartimos completamene el objetivo de una Cuba democratica. Huber Matos Araluce

5 de junio de 2009, 21:09

Publicar un comentario

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com