martes, 16 de junio de 2009

Dra. Hilda Molina, bienvenida a la libertad.


Los rencores de Fidel Castro han quedado una vez más al descubierto. Después de 15 años de prohibírsele su salida de Cuba, nuestra compatriota ha podido reunirse con su familia en Argentina. Si no hubiera sido por la insistencia de la presidenta Cristina Fernández y de su esposo, Néstor Kirchner, la Dra. Molina no habría podido viajar.

En sus declaraciones ha afirmado que ella no tenía ningún secreto de Estado, y que no había sido ni mujer ni médico de Castro. Poco se ha especulado de alguna relación sentimental entre ellos, y sin dudas no fue su médico. Los secretos de aquellos tiempos se los llevó a la tumba el neurólogo personal de dictador, el Dr. Róger Figueroa, médico también de sus escoltas, de los miembros del Comité Central y de las amantes de los personajes más importantes de la nomenclatura.

La Dra. Molina trabajó en el Instituto de Neurología y Neurocirugía (INN), institución que fundó y dirigió el Dr. Rafael Estrada González hasta su muerte en 1991. Estrada se especializó en el Massachusetts General Hospital de la Universidad de Harvard en 1948, y de regreso a Cuba fue el pionero de la neurología cubana antes de la revolución. No tuvo por costumbre mezclar la ideología con la ciencia.

Durante su estadía en el INN la Dra. Molina sí fue allí la estricta vigilante de la fidelidad ideológica de los miembros del Instituto. En 1988 recibió la más alta condecoración del Ministerio del Interior. Algunos la acusan de oportunismo político. Ella ha confesado el error de su entrega incondicional al régimen desde los 15 años de edad. Lo mismo hicieron millones de jóvenes cubanos atrapados entre sus sueños y la demagogia oficial.

La Dra. Molina fue cercana a Castro, a quien persuadió de fundar el Centro Internacional de Restauración Neurológica en 1989, lugar que ella dirigió y que siempre fue exclusivo para pacientes extranjeros. El propio dictador la destituyó de la dirección en 1994, incómodo por algún planteamiento que ella le hizo con más vehemencia que la permitida, y como castigo adicional le dio el país por prisión durante 15 años.

En cuanto a secretos de Estado, es probable que ella conozca detalles de la conspiración para eliminar a Castro en 1986, por la cual varios profesionales fueron arrestados en el Instituto de Neurología y Neurocirugía. Silenciosamente fueron enviados a prisión porque al régimen no le convenía el escándalo internacional. La imagen personal de Castro como promotor de de los avances médicos en Cuba era cuidadosamente cultivada. Ahora que está en libertad quizás la Dra. Molina nos pueda contar algo sobre este asunto.

Ya en Argentina la Dra. Molina ha pedido a “Raúl Castro, cambios en el régimen cubano” y expresado la esperanza de que ''Ojalá que se flexibilice el sistema''. Este tipo de petición lo han hecho también algunos dirigentes de la oposición democrática dentro y fuera de Cuba. Piden cambios en lugar de pedir o exigir una democracia. La democracia es el cambio total. Los cambios nos conducen a una trampa política bien diseñada, que cabe como anillo al dedo a un grupo afanado en perpetuarse en el poder.

Raúl Castro espera heredar el control absoluto a la muerte su hermano mayor. Como Kim Jong Il lo heredó de su padre Kim Il-sung en Corea del Norte, y ahora pretende heredarlo a su hijo. Los últimos enclaves del socialismo se están pareciendo cada día más a las monarquías. Por supuesto que Raúl hará cambios cuando su hermano deje de frenarlos. Los hará porque es la única forma de evitar que el colapso del sistema provoque el inicio de una transición hacia la democracia en Cuba.

Pero no seamos injustos, la Dra. Molina también ha hecho otras declaraciones muy claras sobre los derechos que deben tener todos los cubanos. Ella acaba de llegar a la Argentina y necesita tiempo para atender eso que ha definido como ''…un luto que no se va curar nunca''. Son palabras muy dolorosas que merecen una gran comprensión. Los cubanos no somos un pueblo indiferente a las tragedias personales y le deseamos que disfrute su familia como merece. Bienvenida a la libertad.

2 comentarios:

Maria Elena dijo...

Hola y acá está mi comentario al respecto:

www.movimientopopularcubano.blogspot.com

Maria Elena Morejón

18 de junio de 2009, 8:00
Huber Matos Araluce dijo...

Gracias Maria Elena, creo que se complementan

21 de junio de 2009, 11:31

Publicar un comentario

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com