martes, 8 de septiembre de 2009

Por qué no se debe levantar el embargo (2)

El embargo es un capricho de Washington. Así piensan cientos de miles de personas en el planeta. Este error los induce a incorporar prejuicios en el análisis del tema. Asumen un desigual enfrentamiento entre la nación poderosa del norte y la isla del Caribe. Las simpatías se inclinan a favor del débil (Cuba), víctima del grande. El castrismo ha reforzado esa imagen por décadas, siempre asistido por los medios de comunicación y una buena parte de la academia de Occidente; por personalidades desde Jesse Jackson y Louis Farrakhan hasta Juan Pablo II. La ONU y medio mundo están contra el embargo.


Es difícil explicar cómo este “capricho de Washington” ha sido respaldado por todos los presidentes estadounidenses desde que John Kennedy lo aprobó en 1962. El embargo tuvo el respaldo de Bill Clinton y tiene el de Barack Obama. La verdad es que el embargo ha sido y es producto de la presión del exilio cubano sobre Washington. Los votantes cubanos en los Estados Unidos han tenido suficiente peso político para elegir a dos senadores y cuatro congresistas cubano-americanos. Es lógico asumir que estos seis cubano-americanos han influido en otros legisladores que son sus amigos, sus compañeros de partido y sus aliados políticos permanentes o circunstanciales.


Dondequiera que estén, los cubanos influyen con su voto y con sus opiniones en los Estados Unidos. La mayoría de mis compatriotas están concentrados en Florida, que es uno de los estados más importantes en una elección presidencial; un estado donde una minoría puede inclinar la balanza a favor del candidato presidencial demócrata o republicano. En una votación cerrada en el colegio electoral, los 27 votos de Florida, y en consecuencia el presidente, pueden ser decididos por la minoría cubana. Ya ha sucedido.


Por estas razones, en las pasadas elecciones presidenciales el candidato Barack Obama fue a Miami y públicamente se comprometió a no levantar el embargo si en Cuba no se soltaban los presos políticos y se respetaban los derechos humanos. Además se comprometió a que en negociaciones con el gobierno de Cuba los cubanos del exilio no serian marginados. ¿Promesas de campaña? Tal vez, pero se hicieron o se tuvieron que hacer.


En todo caso, si el embargo es una política errónea, la misma se mantiene por los cubanos y quien piense que es inhumano, una tontería y un error político, no debe atribuírsela a los americanos, sino al poder político del exilio cubano.


La diferencia es muy importante. Como no es el “imperialismo” norteamericano quien mantiene el embargo, sino el exilio cubano, ya esto se va pareciendo a un problema entre cubanos: Los castristas “inteligentes” que han gobernado a Cuba por medio siglo y los cubanos demócratas y estúpidos de Miami, mas los cubanos exilados, también demócratas y estúpidos, que vivimos en otras partes.


¿Es el embargo inhumano como dice Amnistía Internacional?....


Continuará

1 comentarios:

UniSoft-AleBo c.a dijo...

Me gusta mucho este enfoque que le das al problema del Embargo, cambia todo el basamento que le han metido al pueblo de Cuba en la cabeza, Fidel habla de la Mafia contrarevolucioaria de Miamai, que hay de cierto en eso, es una Mafia o es un Exilio con una fuerza abrumadora dentro del congreo. Por lo que veo, me parce que es lo segundo con esos 6 cubanos allá arriba. Como bien tú lo explicas.

3 de noviembre de 2009, 11:51

Publicar un comentario

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com