miércoles, 26 de agosto de 2009

OEA: orgullo y vanidad


En el caso de Honduras la posición de los miembros de OEA sigue desafiando el razonamiento. Insisten en que Manuel Zelaya tiene que regresar a la presidencia. No parece importarles que con esta insistencia, en lugar de aplacar, alienten la violencia en el corto período que hay antes de las elecciones de noviembre. O que con ese ilógico planteamiento, se pueda llegar a justificar la insurrección y el terrorismo en ese país.

Parece que para la OEA es más importante insistir en que Zelaya regrese a la presidencia hasta enero, que en cooperar a que en los próximos dos meses exista en el país un clima que permita unas elecciones libres y transparentes, debidamente supervisadas por la comunidad internacional.

Esas elecciones resolverían en forma definitiva el regreso a la pureza de la constitucionalidad democrática, que tanto parece preocupar a la OEA en Honduras. Aunque les importe un comino la AUSENCIA de democracia en Cuba y la DESTRUCCION de la misma en Venezuela.

El empecinamiento de la OEA por el regreso de Zelaya ya tuvo sus consecuencias. El simulado regreso de Zelaya en un avión de Chávez, respaldado por algunos presidentes latinoamericanos y por el propio Secretario General - que prometieron públicamente acompañarlo – provocó que una turba de zelayistas exaltados rompiera las cercas en Toncotín. En la confusión alguien mató a un manifestante. Pudieron haber muchos más muertos.

Con el argumento de que la única salida en Honduras era devolverle la presidencia a Zelaya, éste se apareció en la frontera entre Honduras y Nicaragua, adonde llegaron a recibirlo varios cientos de sus más intensos seguidores. No hubo muertos porque los militares hondureños fueron cautos y a Zelaya, le faltaron pantalones. Entonces la OEA quiso desligarse de la estrategia que había propiciado: o le devuelven la presidencia a Zelaya o él la tomará por su cuenta.

Zelaya y su protector Chávez hubieran preferido cientos de muertos, el primero se pavonearía de su “popularidad” y el segundo tendría la oportunidad de atizar la violencia como lo ha hecho por mucho tiempo en Colombia. La OEA hubiera gritado triunfante que los muertos eran responsabilidad del golpe de estado militar y así tratarían de justificar el error de juicio que cometieron al abrirle paso a la influencia de los demagogos castro chavistas y a la falta de humildad del Secretario General.

Ahora la OEA ha entrado y ha salido de Honduras planteando la misma provocadora tontería. La OEA no acaba de escoger: ¿es Zelaya o es la democracia hondureña lo que importa? ¿Es una cuestión de pose y orgullo, de vanidad y humillación, o de sustancia y principios?

Lo importante en Honduras es la democracia, el regreso a la más absoluta e indiscutible legitimidad democrática. Esta solo se logra con elecciones. Es hora ya de que la OEA se tome a sí misma en serio. En Latinoamérica la gente no es tonta, lo menos que quieren es el regreso a Honduras de un presidente violador de la constitución y un aliado de Hugo Chávez.

Sobre todas las cosas, la mayoría de los hondureños no quieren a Zelaya, lo que desean es llevar a cabo elecciones y que no les den lecciones de democracia quienes no la defienden donde deben.

3 comentarios:

Lori dijo...

Es que la mayoría en la OEA son los pagados por los petrodólares de Chávez con Insulza a la cabeza. El apoyo de la Administración Norteamericana a los izquierdistas de la OEA es algo que ya estriba en lo increíble: negarle las visas a los hondureños, para que los hondureños se rebelen contra el actual gobierno de Honduras?

26 de agosto de 2009, 14:12
Carlos dijo...

Miren, yo soy hondureño y ni una cosa ni la otra, si Mel Zelaya regresa, toda vez que realice elecciones, todo bien, pero no hay certeza que asi sería, por otro lado si se sigue con este gobierno, la gente pro Mel va a boicotear las elecciones, entonces, la democracia no es solo las elecciones, es el respeto a la voluntad popular, mientras no haya un referendium revocatorio, aqui cada quien hara lo que quiera con la democracia...la gente en Honduras, esta cansada de LOS POLITICOS, de Mel y de Micheletti, y las ofertas electorales son tan pobres, que da psar lo que viene...y los americanos se nos voltean...que porvenir !!!

27 de agosto de 2009, 13:56
Huber Matos Araluce dijo...

Carlos estoy de acuerdo que las democracai no son solo las elecciones, pero sin elecciones no hay democracia. En Honduras puede haber ofertas electorales pobres, pero hay ofertas. Por favor expliqueme porque un referendo revocatorio es la alternativa. Gracias

28 de agosto de 2009, 22:27

Publicar un comentario

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com