viernes, 14 de agosto de 2009

Cuba: El dinero y la comida



Raúl Castro anunció el domingo 26 de julio que hay que cultivar la tierra porque la producción de alimentos es una cuestión estratégica, bla, bla, bla… Agregó, como siempre, que a los cubanos les esperan más sacrificios.

En el 2007 la Viceministra de Economía y Planificación, Magalys Calvo, dijo que Cuba importaba el 84 % de la canasta básica de alimentos por un valor de 1.000 millones de dólares; que es como decir que cada uno de los 11.200.000 cubanos podían sobrevivir con una cuota diaria del 84% de su comida por menos de 25 centavos de dólar al día. En el mundo eso se calificaría como hambruna.

Ahora Raúl dice que se importa el 80% de la comida no por mil, sino por “miles de millones de dólares”. La cifra del 2007 era falsa y esta, quién sabe. Más serio parece el dato de Raúl Díaz de la AFP, quien informa que en el 2008 el gobierno castrista importó $2.500 millones en alimentos.

Si dividimos estos $2.500 millones entre los once millones cuatrocientos mil cubanos de ahora, tocan a cada uno 60 centavos de dólar por día. A esto le sumamos el otro 20% que no se importa, o sea 12 centavos más de producción nacional, y nos quedamos con que cada cubano puede comprar 72 centavos de dólar de comida al día.

Aunque no se lo gana todo el mundo, el salario promedio de los cubanos es de 56 centavos de dólar al día. Habría que preguntarse: ¿Cómo, si ganan 56 centavos al día, pueden comprar los 72 centavos de comida disponible diariamente? Simplemente no se puede.

Con esos 56 centavos de salario diarios compran comida pero también tienen que pagar transporte, electricidad, ropa y zapatos. Sin incluir en la lista artículos de “lujo” como son en Cuba el papel higiénico, el jabón y la pasta de dientes – olvídese de todo lo demás que le venga a la mente, incluyendo una aspirina. Y si quiere comprar una plancha eléctrica tiene que pagar 75 dólares, el equivalente a más de cuatro meses del salario promedio en la isla.

El 80% de la comida que se importa no se regala hay que pagarla. El otro 20% que se produce en Cuba tampoco es regalado. Una libra de carne de cerdo cuesta un dólar, la venta o compra de carne de res se paga con la cárcel y las frutas “escasean en los mercados y son cada día más caras” informó el diario del gobierno Granma, el 4 de julio pasado.

Según Margarita González, ministra de Trabajo y Seguridad Social, un maestro en Cuba gana 408 pesos mensuales, equivalente a $17 dólares. Para fines ilustrativos podemos hacer este ejercicio: con todo su salario mensual, un maestro cubano solo puede comprar cerca de 16 libras de carne de cerdo, mientras que con lo que gana en un mes una empleada doméstica costarricense compraría 100 libras. Si es una oficinista cubana que gana 300 pesos al mes, puede llevar a la casa nada más 12 libras. Con su salario mensual, un campesino salvadoreño puede comprar 104 libras, el costarricense compra 130 libras y al campesino cubano, con 182 pesos en 30 días, solo le alcanza para 7.5 libras.

La ministra de Trabajo y Seguridad Social anuncia que para noviembre los maestros ganarán más; el sueldo será de 534 pesos mensuales, o sea $22 dólares. Entonces casi tendrán 73 centavos de dólar por día para comprar la comida disponible de 72 centavos diarios. ¡Puede que les sobre un centavo de dólar al día! O sea 30 centavos al mes para pagar ropa, zapatos, electricidad, transporte y todo lo demás.
¿Y los demás cubanos que ganan menos y que son los más? Seguirán pasando necesidades. Veamos: hay 1.610.000 pensionados y jubilados que, según la ministra, recibirán mensualmente 243 pesos mensuales, o sea $10.14 al mes; es decir 33 centavos de dólar al día.

En Cuba la mayor parte de la tierra de cultivo está ociosa o es altamente improductiva, pero no se ganaría mucho con un nuevo esfuerzo para sembrar si no hay fertilizantes, semillas y aperos de labranza; no hay financiamiento, no existe un mercado libre y el pueblo continúa recibiendo un salario de miseria.


Nota: (cortesía de Amalia Agramonte) para fotos de un mercado campesino en Camagüey ir a:
http://docs.google.com/gview?a=v&pid=gmail&attid=0.1&thid=12316fcb5dd61e89&mt=application%2Fvnd.ms-powerpoint

2 comentarios:

Armienne dijo...

Sus comentarios son siempre bien fundamentados y agudos.
Lo felicito y le agradezco que me los envíen por e-mail.

14 de agosto de 2009, 20:35
Lori dijo...

Hubert, yo pienso que lo que hace que en Cuba nada funcione es la falta de esperanza de los cubanos, la asfixia que sienten al no poder ver resueltas las necesidades más apremiantes por tantos años. Así que el interés y el amor que se le pone a un negocio propio no es el mismo que el que se le pone a un negocio colectivo en el cual no tienes garantías para obtener los logros de tu esfuerzo. Los proyectos colectivos son hermosos cuando ponemos en el desinterés personal y amor por los demás, pero eso casi siempre se logra cuando vivimos en sociedades transparentes y si no,lo más transparente posible.

20 de agosto de 2009, 14:37

Publicar un comentario

Seguidores

Mensajes

ok

Follow me on Twitter

Archivo del Blog

Snap Shts

Get Free Shots from Snap.com